martes, 4 de octubre de 2011

Consejos para Sara...I

Nena, estás aquí para ser feliz, así que hoy he decidido que te colgaré una lista de "secretos de madre" para facilitarte la tarea, y como eres una chica lista sé que no se te va a escapar ninguno.
Ahí te van...
- Sonríe, es primordial, sobre todo si pretendes que tu jefe te suba el sueldo (eso e ir bien "maqueada"). Ahora ya estarán las feministas-machistas poniéndome verde, pero os aseguro que "ir monas" cuenta en positivo (siempre que tengas un jefe macho, si es fémina la cosa cambia, pues no debes de ir más guapa que ella).
- No te preocupes por el qué dirán. Entre otras cosas, porque hagas lo que hagas siempre tendrán algo qué decir (oye, y a veces bueno).
- Haz lo que creas que está bien hecho. jajajajaja, estarás pensando que esto siempre es así, pero antes de actuar, piensa en qué harás y a quién meterás en el bote, y si nadie sale perjudicado... adelante.
- No te metas por dirección prohibida. Siempre saldrás  mal parada, y si alguien viene en el sentido correcto tendrás que "recuar sin poder decir ni mu".
- No te compres pantis de los malos. Al final lo barato sale caro y por muy guapa que te pongas el personal sólo se va a fijar en el peazo carrerón de la media.
- No permitas nunca que te traten como una mujer florero. Porque aunque encuentres un marido ultramegamillonario que no te permita trabajar y quiera tenerte en casa sólo para él y como una reina, tú mantente firme con tus principios y no te dejes manipular.
- Te costará encontrar una buena peluquera que te corte bien el pelo (¿porqué siempre pasa esto?), mientras... no te hagas cosas raras en la cabeza.
- Si quieres conseguir algo con tu padre (o con cualquier humano del sexo opuesto), ponle el Teledeporte (si están echando fútbol, mejor), dale la razón en todo lo que comente y después suéltale tu petición. Te aseguro que conseguirás todo lo que le propongas... jejejejeje.
- Cuando tus hijos te monten el pollo en el supermercado, ignóralos (aunque te den ganas de matarlos a cachitos). Sí, sí, aunque los lleves medio arrastras porque se agarran a tu pierna y rastregan sus mocos contra tu vestido. Diles claramente la norma y desconecta. La gente te mirará pensando que eres una ruina de madre, pero así conseguirás que no se vuelva a repetir la escenita en el super y, sobre todo, que no te metan en la cárcel por asesinato con premeditación, alevosía y medio nocturnidad. Ah, y vuelve al día siguiente a hacer la compra, porque te quedarán un montón de cosas en el tintero.
- Los días negros se superan con pijama (o chándal estirado), en el sofá y comiendo helado de chocolate (o capuchino) de litro y con cuchara grande. Ahh, y viendo una de esas pelis cursis que sólo una mujer puede soportar.
- El helado mételo unos segundos en el microondas (muuucho más rico).
- Hazte un blog, pues así tendrás una vía de escape gratis, fácil y gratificante. Además, en un futuro tus hijos sabrán de dónde viene la locura de su progenitora.

Bueno, ya ves que son pocos, pero por ahora ya te pueden ir solucionando la papeleta...

Y vosotos... ¿qué consejos le daríais a vuestras "princesas"??

7 comentarios:

  1. Joé, si mi madre me llega a dar todos esos consejos, mi vida habría sido una ganga jajaja Suerte, Sara, permíteme añadir algo: a las madres hay que hacerles un caso relativo, eh...

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja.

    Yo a mi hija le daría sólo dos consejos:

    1) Ve siempre con la verdad por delante. Cueste lo que cueste o pase lo que pase.

    2) Lee esta entrada del blog de Leles.

    ;-)

    ResponderEliminar
  3. Yo siempre les digo que hagan lo que más les guste pero sin perjudicar a nadie. un beso.

    ResponderEliminar
  4. Sara:
    Acostúmbrate a mirar a la gente a los ojos, suelen dar más información que las palabras.
    Sara, juega con tus padres. Tú te lo pasarás bien, pero ellos LO NECESITAN.
    Sara, cada vez que puedas dile a tus padres que los quieres. No suele arreglar ningún problema pero no veas lo que ayuda.
    Sara, de vez en cuando, cuando veas que tus papás están mustios, échate a su lado y no digas nada. Y de vez en cuando les coges las manos. Y les miras los dedos. No sé exactamente para qué sirve, pro sirve un montón, de verdad.

    Sara, para finalizar un truco que nunca falla.
    Si alguna vez ves a tus papás con cara de patata (ya sabes, la cara seriota ésa que tenemos los mayores), saca las fotos de cuando eras pequeñita y les haces preguntas sobre dónde naciste, qué comías, dónde te bañaban.
    Déjales hablar un buen rato.
    Y les cambia la carota.

    ResponderEliminar
  5. Pero si lo has dicho todo, Leles. Ojalá me hubieran dado a mí esta hoja de ruta...

    Yo añadiría:
    -Nunca actúes en contra de tu conciencia.
    -Jamás faltes el respeto a las personas, aunque no compartas sus ideas.
    -De cuando en cuando, regala algo propio. Aligera el alma...

    Gracias, leles. Una buena entrada.
    Petonets.

    ResponderEliminar
  6. ¿Dónde estaba que no te había leído????
    Sara lo tendrá fácil, ni quito ni pongo! has dado en el clavo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...