viernes, 30 de noviembre de 2012

Y ahora... te echo de menos.





No volverán aquellos días de chocolate y chimenea
de partidas de cartas, regañinas y charletas.

No volverán…

No volverán aquellos días de invierno
en los que me ponías castañas y chorizos al fuego.
En los que me arropabas
mientras cantabas canciones
bajo aquellas mantas de lana.

No volverán...

No volverá tu abrazo entrañable
ni las risas, ni esas miradas de abuelo enamorado...

No volveré al calor de tus brazos
ni a mirar desde tu ventana
la nieve, el tiempo, 
la brisa y tus pasos.

Te echo de menos… 

¡Cuánto te extraño!
Cómo añoro aquellos años
en los que te tenía aquí, 
entre mis manos.

Abuelo, se está acabando el año…
Ya nada es lo mismo...
ni el pueblo, tu casa, tu calle…
… ni mi alma.

17 comentarios:

  1. ... un abrazo, querida. No te consolará nada más de lo que te diga.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito Dolores, es triste, lo sé, pero es precioso, he notado calorcito y ternura, es normal echarlo de menos.
    Muchos besos, siempre siguen de alguna manera entre nosotros, en nuestro corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Inma. Sí que siguen con nosotros. Siempre lo harán.

      Eliminar
  3. Ayyy Dolores, qué bonitos versos para alguien tan querido. Ahora que se acercan las fechas vienen los recuerdos. Ánimo y paz para estos días.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Campanilla. Mis mejores deseos, igualmente para ti y los tuyos.
      Bicos

      Eliminar
  4. Precioso, Dolores.
    A alguien tan querido, no lo deja uno de extrañar nunca.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no. A uno tan querido nunca se deja de echar de menos... Pero creo que me debo de acostumbrar...
      Bicos

      Eliminar
  5. Tu abuelo os sigue acompañando allá donde le recordéis. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Susana, así lo siento yo también.
      Bicos

      Eliminar
  6. Qué contento estará viendo que te acuerdas de él así

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pater. Supongo que es él el que me da estes pulsos. Así también lo siento cerca.

      Eliminar
  7. Qué cariño más especial el de los abuelos y qué bien lo has reflejado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Macondo. El cariño de los abuelos es de los mejores, de los más puros y reales. Sin vergüenza ni tapujos. ES fiel.
      Bicos

      Eliminar
  8. Qué suerte leles de que puedas tener esos recuerdos y de vivir esa relacion tan bonita.Ahora solo queda recordarla pero eso le da vida.
    besiños y precioso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...